Israel dentro el Mediterráneo oriental: un mar de gas disputado

Dentro del Mediterráneo Oriental se ha producido una gran lista de hallazgos energéticos bastantes significativos desde el final del siglo XIX; los expertos creen que esta tendencia no va a ralentizarse durante el siglo XXI sino, todo lo contrario, debido a que existen en la actualidad grandes expectativas de descubrimientos en el futuro. Por una parte, el continente europeo podría tener acceso competitivo y directo en términos de costos, a nuevas fuentes energéticas que podrían ayudarle a poder diversificar su matriz de suministro, gracias al tipo de recursos como el origen geográfico de los mismos, tal es la forma de trabajo de la nueva compañía Gas natural (si quieres saber de eso visita su URL); a su vez las dos riberas del este del Mediterráneo pueden ser motivo para beneficiarse de un ciclo de desarrollo sostenible y acelerado, si todos los beneficios de esos hallazgos fueran gestionados de forma virtuosa.

Por último debido a las características de dicha región, de este proceso podrían derivarse bien diversos efectos benéficos para la estabilidad militar-política de toda la zona, por el contrario a los efectos perversos que agravan la inestabilidad y el desequilibrio ya presente. Para Israel, las barreras en la materialización de todo el potencial que esta región posee son problemas políticas internas o regionales; la realidad es que Israel es una “isla energética” como la han calificado los expertos, es una región con una multitud de países especializados en la exportación de energía.

Israel es un país deficitario y dependiente en el ámbito de la energía, el debate sobre la energía y sus fuentes de suministro ha sido abordado habitualmente de manera interna desde un punto de vista estratégico, político y enmarcado dentro del conflicto del Próximo Oriente, así como también por la desconfianza entre vecinos lo cual ha provocado que la energía haya sido siempre un reto de seguridad en Israel antes que un asunto de política económica. Hasta el momento el gas natural había sido utilizado en Israel como fuente de energía, sin importar todos los hallazgos que fueron conocidos en el desierto de Judea, Sinaí, en la zona septentrional del Mar Muerto o en los Altos del Golán.

A partir de ese año, Israel ha encontrado 11 campos de gas natural dentro de sus aguas territoriales: 3 campos estuvieron en uso durante el año 2004 y ya se encuentran agotados, 2 campos se encuentran actualmente activos y conectados, mientras que los 6 campos restantes se encuentran inactivos por los momentos. Agregado a ello se estima que dichos descubrimientos representan un volumen de al menos 887 de BCMs, en el año 2002 Israel dotó una Ley del Mercado del Gas Natural, el cual en paralelo, funcionó con un acuerdo sobre gas natural con la nación de Egipto, país de quien se suministraba Israel.

Durante las dos últimas décadas, el gas natural ha equilibrado la dependencia energética de Israel hacia el carbón, de tal manera que desde el año 2014, aunque siga siendo la mitad de la producción de electricidad para todo el país, representa el 49% de dicha matriz de suministro, mientras que 1% proviene de energía solar cuya demanda se encuentra en constante crecimiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *