Las frutas son saludables, pero amarás las granadas en cuanto conozcas sus beneficios

Extraer las semillas, que además son comestibles de una granada se trata de una cuestión que se ha convertido en una discusión popular en Israel y otros países, y ello se debe a que existen quienes aseguran que golpear la fruta con una cuchara de madera es el mejor método, mientras que sostienen que hay que masajear los arilos rojo rubí dentro de un recipiente con agua, como si se estuviere en un taller de la marca de Jóias Tous y se limpiara una joya recien elaborada.

En todo caso, sin que sea realmente importante el sistema, el esfuerzo siempre valdrá la pena y no solamente por esas jugosas semillas que añaden un toque visual y agridulce a diversos platos de la comida israeli, sino porque las granadas cuentan con propiedades curativas y protectoras que resultan increíbles.

Las granadas de los árboles de Israel llegan a madurar en concordancia con el Rosh Hashaná, el Año Nuevo judío. Los huertos desde el norte hasta el sur llegan a producir un aproximado de 40.000 toneladas de frutas frescas cada año, de las cuales, la mitad es exportada.

Razones por las que se debe poner granadas en nuestro plato 

Protegen el sistema cardiovascular: de acuerdo al profesor Michael Aviram perteneciente al Centro Médico Rambam de Haifa los poderosos antioxidantes flavonoides de las granadas ayudan al organismo a prevenir la aterosclerosis. Aviram encontró que consumir jugo de granada durante al menos un año redujo en un 12% la presión arterial sistólica de los pacientes pertenecientes a un estudio que se realizó en Israel..

Contra la diabetes: es beneficioso para los pacientes con diabetes debido a que el azúcar natural de la granada esta firmemente adherida a sus antioxidantes y en consecuencia no permite que el incremento de la misma en sangre. 

Cuidan al cerebro: El ácido púnico que procede de la granada es el ingrediente activo de Gran aGard, este un complemento alimenticio que protege el cerebro y que fue creado por la neuróloga experimental Ruth Gabizon del Centro Médico de la Universidad Hebrea de Hadassah en Jerusalén, en compañia del experto en nanotecnología de la Universidad Hebrea Shlomo Magdassi.

Aunque el daño de las células nerviosas resulta irreversible, Gran aGard al parecer previene o retrasar la neurodegeneración reduciendo los síntomas causados ​​por las enfermedades neurodegenerativas o el envejecimiento.

Fuente de juventud: para la medicina china, un tratamiento para la longevidad se encuentra en el jugo de granada, y quisas el secreto radica en el ácido punícico de la fruta, se trata de un ácido graso conjugado omega-5 que es poco común y que mejora el tono y la elasticidad de la piel protegiéndola del daño de los rayos UV, disminuye las “manchas de la edad” que son inducidas por el sol y reducen los síntomas de afecciones inflamatorias de la piel tales como el acné y el eccema.

Resguarda a los bebés por nacer: debido a infecciones, inflamaciones o una combinación de las dos en el útero de una madre podría provocar daños neurológicos a un bebé en gestación. Pero investigaciones llevadas a cabo por el Centro Médico Rambam y el Instituto de Tecnología Technion de Israel hallaron que consumir jugo de granada en el transcurso del embarazo llega a reducir el riesgo de inflamación en el útero y lesiones del cerebro fetal a causa de alguna inflamación. 

Resguardan la dentadura: Un estudio dental que se realizó en la India demostró que enjuagar la boca con jugo de granada reduce un 32% las unidades formadoras de colonias de microorganismos de la placa dental. 

Mantenernos en forma: diversas investigaciones han explorado los efectos de los extractos de granada cuando se trata de luchar contra la obesidad. De acuerdo a eso, los efectos de reducción de la grasa se encuentran relacionados con las antocianinas, los taninos y los antioxidantes fuertes de la fruta.

Alivio contra los males digestivos: por tradición se sabe que las semillas de granada pueden aliviar gran variedad de problemas en el tracto digestivo, entre ellos los dolores de estómago y las hemorroides. El té de cáscara de granada ayuda a tratar la diarrea, la disentería, las llagas en la boca y la irritación de la garganta.

El té de corteza de granada puede eliminar los parásitos intestinales del cuerpo y el jugo de la fruta puede ser beneficioso para las personas con enfermedades inflamatorias del intestino.